domingo, 4 de marzo de 2018

Si me tocas, me rompo


Me levanto todos los días con ganas de seguir durmiendo, con la vaga esperanza de que lo que veo al abrir los ojos no sea más que una pesadilla, y que todavía no me he despertado. Intento mantener a mis demonios a raya, intento controlar mis pensamientos y mis sentimientos, pero cuando creo que lo he logrado, cuando creo que los he apartado lo suficiente se me desbordan todos y me ahogo en ellos.
Soy frágil  Estoy frágil, cualquier palabra, foto, cualquier cosa hace que me rompa en mil pedazos, y eso solo sirve para ver lo vacía que estoy por dentro.
Sueño con volver atrás o ir para adelante, sueño con que este momento es el pasado, pero no es así, esta es mi realidad, una realidad de mierda, sí, pero es lo que tengo y de momento no puedo hacer más. Es una etapa más en mi vida, es algo que tengo que pasar, y eso es lo mejor, es en lo que me centro, que va a pasar, algún día, esto solo será el pasado, algún día esto me servirá para fortalecerme, algún día...

sábado, 17 de febrero de 2018

Necesito una escapada, una salida de emergencia, pero no de un lugar sino de mí misma. He aprendido que por mucho que lo intentes, por muy rápido que corras, nunca puedes huir de ti, nunca puedes dejar de lado tu pasado, por mucho que intentes no mirarlo él sigue ahí, tú sigues ahí y lo único que puedes hacer es aprender a vivir con ello, contigo, ya que al final tan solo somos un cúmulo de decisiones tomadas ¿no?

domingo, 31 de diciembre de 2017

1 de 365

Hora de hacer valance de lo bueno y de lo malo, de saber dejar atrás lo que no debe seguir con nosotros, hora de hacer borrón y cuenta nueva, de empezar de vivir.
Es hora de cerrar ya no un capítulo si no un libro, hora de crecer y ser quién queremos ser.
¿Preparados para empezar? ¿Preparados para cerrar un libro y comenzar uno nuevo?
Día 1 de 365, allá vamos.

domingo, 24 de diciembre de 2017

 No, no te voy a desear feliz Navidad, ni feliz año nuevo.

Yo te deseo valor para decir basta, hasta aquí o se acabó,  te deseo que olvides a quien se olvidó de ti, te deseo que puedas cerrar puertas y abrir nuevas ventanas, te deseo que no te conformes, que luches por conseguir todo lo que quieras, que no te quedes con la culpa, te deseo que te atrevas, que te arriesgues, te deseo que te quieras, porque antes de querer hay que aprender a quererse, te deseo ojeras y risas, risas de esas en las que te acaba doliendo la tripa y la cara, de esas en las que llega a un punto que no piedes reírte más y solo das golpes y aplausos,  te deseo locura y magia, porque ya sabes lo que dicen, quien tiene magia no necesita trucos, también te deseo errores para aprender, de ese tipo que cuando los cometes no ves salida pero que siempre se la encuentras y después, al mirar atrás te ries viendo todo lo superado.  Te deseo viento, para dejarte llevar, te deseo chispas en la mirada, colores para los días grises, paraguas para las malas tormentas y lluvia para calarte y disfrutar, te deseo "te echo de menos", de esas personas que añoras y también te deseo valor para que seas capaz tú de decir esas cuatro palabras, te deseo abrazos de los que duran toda la vida cuando cierras los ojos, te deseo viajes y nuevos recuerdos, te deseo huracanes de emociones, que te hagan sentir, que te hagan vivir, te deseo que te quieran sin que te necesiten, te deseo una nueva canción favorita y nueva fecha que te haga sonreír, te deseo besos bonitos, brindis con los labios y te deseo ganas... Las de seguir.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Querido Noviembre.

Ya es noviebre, se nota en el ambiente, empiezan a venderse turrones, te empiezan a llegar catálogos de juguetes a casa, empiezan a vender adornos para despedir el año, es como un recordatorio, un recordatorio de que el año se acaba y echo la vista atrás.
Te das cuenta de que no eres la misma persona que eras al comenzarlo, te das cuenta de cuantas cosas has conseguido, y cuantas cosas has perdido en este tiempo.
Te das cuenta de que llegaron personas que ya no están en tu vida, que fueron como una estrella fugaz; para hacerte más feliz, más inteligente, más fuerte o más fría.
Pero también miro a esas personas que llegaron para quedarse, o incluso que ya estaban ahí y se quedarán un año más.
Te das cuenta de que los deseos que tuviste al empezar este año ya no son los mismos.
Se acaba otro año, y con él un trozo de mí también.
Querido Noviembre eres como un post-it lleno de recordatorios.