miércoles, 12 de febrero de 2014

Hola, no sabía cómo empezar esta carta, porque es la primera vez que siento un amor que no funciona con tinta, lo cierto es que te necesito ahora mismo, por mucho que este en la cama no voy a poder dormir, es como si antes de haber dormido a tu lado no hubiera descansado nunca... Bueno, allá va: 
Antes de conocerte me sentía sola, en una enorme roca en medio del mar que me azotaba furioso con sus olas y poco a poco se iba hundiendo en la miseria. Pero llegaste tú, tú... ojalá fueras mis sábanas, ojalá fueras mi aire, te extraño y te deseo, eres mi amor y eres mi pasión, eres mi felicidad y mi calma, eres lo único que deseo ahora y lo que jamás quiero dejar de ver, eres todo mi mundo, eres todo mi pensamiento. Lo cierto es que no eres la última cosa en la que pienso al irme a dormir, ni la primera al levantarme, eres mi día, eres mi noche, eres mi sueño estando despierta y eres mi realidad estando dormida. Sintiendo tu piel rozando la mía, y nuestros brazos y piernas enredándose como nudos marineros. Eres la única persona con la que me salen lágrimas de felicidad, eres la única persona con la que he sentido escalofríos, eres la única persona en este mundo que me hace sentir bien, eres la única persona a la que realmente he amado. Antes de ti pensaba que el amor estaba sobrebalorado, ahora sé que lo único que está sobrebalorado es todo lo que no eres tú. Tengo miedo de quedarme dormida y que al levantarme haya sido todo un sueño. Eres el único que me puede convertir un día amargo, en una sonrisa, eres... el... único, y ya está, eres el único. Eres la única persona que con obstáculos en el camino y con dificultades en ocasiones no me ha dejado de amar, sino todo lo contrario, y al mismo tiempo, eres el único que me puede destruir. Podrías apretar mi corazón y matarme, podrías destruirme, pero no lo haces. Solo contigo te he querido cada vez más y más, cuando lo cierto es que siempre solía ser al revés, cada vez todo más distante, más monótono, más agobiante... Tú eres el único, me recreo tan solo mirándote. Cada vez que te huelo siento que me fundo dentro de tu ser, y que eres lo único que me rodea. No quiero que esto se termine nunca, y aunque así fuera, hay cosas que nunca terminarán, esto que me has hecho sentir será eterno en nuestras mentes, mi cabeza dice que debo de ser razonable, y que ya me han herido muchas veces, que no debo dejarme llevar... ¡Que le jodan a mi cabeza! ¿Sabes? Sólo me crea problemas. Tú eres mi vida, eres mi razón de ser, mi felicidad. Ojalá estemos juntos hasta el fin del universo, ojalá fuéramos inmortales y el tiempo sea infinito para nosotros, ojalá vivamos para siempre y viéramos al mundo dar vueltas a nuestro alrededor. Es la primera vez que puedo decir, en toda mi triste existencia, que no me importaría en absoluto pasar el resto de mi corta vida contigo. Y ¿Sabes por qué? Porque sé que eres lo único que vale la pena, por lo único que no miraría a las otras manchas negras que han pasado por mi vida. Y es que, si no fuera por ellas, no vería tan claro que eres lo mejor para mí. Sé que nunca querré a nadie como te amo a ti. Porque no habrá planta lo suficientemente fuerte como para llegar a árbol en mi jardín, ni habrá paredes lo suficientemente fuertes para aguantar mi hogar. No te quiero, no te amo, te más que amo, te todo.


-Dalas Azahar-

No hay comentarios:

Publicar un comentario